Procedimiento quirúrgico

Colocación bajo el cuerpo perineal

Se introduce el catéter y se efectúa una incisión perineal media.

 

Se procede a la apertura de la fascia de Colles y se prepara el corte entre el cuerpo perineal y la rama ilíaca. Una vez bien aislada esta última, se prepara el plano latero-uretral hasta hallar con el dedo el foramen obturador. De este modo, se efectúa la preparación del túnel transobturador, también en la parte contralateral.

 

En este punto, comenzando por una parte y siguiendo con la otra, se introduce la aguja helicoidal Herniamesh y se colca Heracle®, cuya parte central se sitúa bajo el cuerpo perineal.

 

Una vez deslizadas las vainas protectoras, se tensa la banda para realinear la uretra a la vejiga y distender la anastomosis. Dado que no hay contacto directo con la uretra bulbar, la tensión puede ser máxima, sin riesgo de obstrucción o de erosión uretral.

 

A continuación se introduce la punta de una pinza o unas tijeras cerradas bajo la piel, desde la incisión perineal a la del foramen obturador, para aferrar el extremo libre de la banda. Se realiza el mismo procedimiento en el otro lado.

 

Ambos extremos se fijan entre sí de forma segura.

 

Se recortan los sobrantes, se sutura el tejido cutáneo y subcutáneo del periné y los 2 puntos de acceso transobturador.

 

Any excess is trimmed; subcutaneous tissue, perineal skin, and the two transobturator access points are stitched.


img

Colocación bulbo-uretral

Una vez efectuada una cistoscopia inicial de control, se realiza una incisión a nivel del periné anterior, extendiendo la disección hasta separar el músculo del bulbo uretral del tendón central del periné. De este modo, se logra una completa movilización de la uretra.

 

Se abre el músculo del bulbo y, con un pase transobturador, se introduce la banda con la parte central más amplia en contacto con el bulbo uretral.

 

La banda Heracle está revestida de vainas transparentes que, además de proteger la prótesis, facilitan su deslizamiento a través de los tejidos. En los dos extremos se encuentran premontadas las suturas de posicionamiento para el enganche rápido con las agujas introductoras Herniamesh.

 

Una vez deslizadas las vainas protectoras, se sutura al bulbo la porción central con puntos reabsorbibles: 2 lateralmente en la parte superior y 1 central en la parte inferior.

 

A continuación y bajo control cistoscópico, se tensa la banda. La tensión que se aplica en fase quirúrgica tiene la finalidad de recolocar la uretra, realineándola en su posición natural previa a la prostatectomía, brindando simultáneamente soporte a las estructuras del esfínter parcialmente comprometidas en su funcionalidad. La fuerza aplicada debe ser suficiente para suspender y realinear la uretra, pero no excesiva.

 

Una vez cerrado el músculo del bulbo cavernoso, se introduce la punta de una pinza o unas tijeras cerradas bajo la piel, desde la incisión perineal a la del foramen obturador, para aferrar el extremo de la banda. Lo mismo desde la parte contra-lateral. Éstas últimas se cruzan a continuación sobre el músculo del bulbo cavernoso y se suturan juntas con 2 puntos no reabsorbibles y 1 punto más al músculo del bulbo cavernoso.

 

Por último, se cortan los sobrantes, se sutura el tejido cutáneo y subcutáneo y los accesos transobturadores.


Ir al Inicio